martes, 4 de octubre de 2016

Happn 2 - Barbie 0

Hola martes! ¿Es martes? sí! pero tampoco voy a salir porque tengo que ir a cambiar un pantalón y pretendo cocinarme algo para hoy y mañana. En realidad no lo voy a cambiar sino a reclamar porque me lo puse y, como aparentemente mis piernas son anchas para el estandar social de talles normales (y el pantalón NO es S sino L!!!!), en cuanto me senté cedió la tela y me quedé en piel. Ni siquiera se rompió la costura, fue la tela.

Hoy vine a contar otra historia alucinante de mis citas de Happn-Tinder. No es que sea solidaria ni nada, sucede que durante un tiempo tuve la ilusión de que la gente normal (como SHO) también usaba esas redes sociales; osé pensar que no era solo para freaks con conflictos para relacionarse en el mundo no-virtual. No tengo problemas en admitir que mis hermanos a veces dicen cosas boludas que yo pienso que son importantes, pero una de esas cosas en particular viene al caso en este momento: mi hermano mayor dijo que los pibes ligaban más porque le daban like a todo... que ahora todo el mundo usa esas redes. Entonces - y solo entonces- habiendo escuchado eso, se activó en mí un gen curioso que me llevó a darle like a uno por simpático, a otro por hot, a otro porque parecía inteligente...etc.
Además, intenté probarme a mi misma que soy capaz de aceptar fácilmente las diferencias y que estoy re off de los prejuicios y estereotipos. Evidentemente algo no salió como lo esperaba y el resultado fue una serie de citas bizarras, de las cuales NINGUNA derivó en un saliente de más de una cita o dos, como mucho. 
 La cita de hoy es acerca de un pibe que me crucé en HAPPN cerca de mi casa. Le vamos a decir Pibe 2 (porque el Pibe 1 es el del posteo anterior) y voy a admitir que los primeros días hablé re entusiasmada porque parecía cool. Trabaja de publicista pero tiene una banda (que por suerte no escuché) y supuestamente toca el bajo. 
Pegamos buena onda, le pasé mi número (nota: pasar siempre facebook para poder verle las fotos, nada de confiar en el destino) y empezamos a charlar, mientras cocinaba cada uno en su casa, saliendo de la facu, un día me llamó a la mañana camino al trabajo (charlamos como diez minutos y me parecía macanudo.), antes de dormir, etc. 
VIERNES DE PRIMERA CITA - Quedamos en que nos encontrábamos para conocernos un viernes después de una cena que tenía él... tipo 23hs. Me iba a pasar a buscar por mi casa y la idea era ir a tomar algo por ahí. Vivo cerca de un polo gastronómico (zona de bares) así que asumí que el plan era ir por ahí.
Bueno, no. Resulta que el tipo me pasó a buscar en auto, pero eso no es todo, no nos conocíamos, así que cuando me dijo "estoy abajo" yo bajé arreglada (debo admitir que fui re diosa) y no había nadie. Salgo y había una camioneta tipo familiar con el chabón adentro, cuando se bajó a abrirme noté que le llevaba una cabeza. Entera, una cabeza entera; encima entendió al toque que tendría que haberme avisado q pasaba en auto, onda, no me subo al auto de cualquiera...
En fin, me preguntó a dónde quería ir y le dije que, ya que andábamos motorizados, fueramos a cualquier lado que no fuera Palermo, podía ser San Telmo, Almagro, podíamos ir a ver alguna banda o alguna muestra... Me preguntó si, en el centro, había algo que me copara y le dije que La Cigale.
No sabía llegar, lo guié, lo ayudé a estacionar y llegamos efectivamente al bar que elegí YO. Nos sentamos en el primer piso, con el vitraux de la mosca multicolor y pedimos un vino (deliberadamente miró y pidió el más barato, por lo menos que disimule, si además pensaba pagar mi mitad!) y él se pidió unas papas fritas. Cinco minutos después de que llegáramos, una banda en el piso de arriba empezó a probar sonido. Yo sentí cómo me recorría la-emoción por la espalda y el pibe empezó a quejarse de que no me escuchaba (hola, flaco, no te estoy hablando, estoy callada un minuto). "No escucho nada, no te esucho, no me gusta este bar" (un rockero que se asusta de La Cigale?! FAIL!)
Empezó a insistirme en irnos de ahí, quería ir a un bar en el que me escuchara porque la música ahí estaba muy alta. A la quinta vez (posta, cinco veces en tiempo record- y no hablo de polvos) me hinché las bolas y le dije, con mi peor mirada y mi peor voz, que si quería salir de ahí lo esperaba abajo. Como ya habían abierto el vino se lo tuvo que llevar abierto, y como ya habían hecho las papas, se las envolvieron recién sacadas del aceite. Así que ahí me encontré con él que, como si nada, ante mi negativa de seguirla en otro bar me tira "vamos a comer esto a mi casa entonces?". JA!
#Asínomevasagarchar... me llevó a mi casa preguntándome una y mil veces por qué le dije que se acababa todo, que no iba a salir otra vez con él.
A ver, repasemos: el chabón que me dice q es músico y publicista Y parece re fachero, en ralidad miente con las fotos y es más bajito que yo; me deja elegir bar, elijo (un poco contenta) uno de mis bares preferidos y solo se aguanta diez minutos porque el volumen de la música está muy alto. Como si fuera poco, me invita a garchar a la casa, como si creyera genuinamente que tenía chances.
A todo esto, en un momento me dijo que me entendía por no querer salir con él otra vez mientras me traía de vuelta a casa, pero seguía preguntándome si no iba a haber segunda cita. Seamos sinceros, yo soy muy pragmática y estoy especialmente intolerante en esta etapa de mi vida, pero semejante pelotudo me superó. Le dije igual varias de las cosas que pensaba y también le dije otras que no las pienso pero que eran re útiles en ese momento... me parece que le hice un favor y la próxima vez capaz llega al telo.
Ese viernes, MI VIERNES terminó bárbaro... unos capítulos con mi amante Netflix y chocolates y unos puchos que me compré cuando me dejó en la esquina de casa.


What is wrong with you people?!

1 comentario:

  1. ¿Qué clase de persona que toca en una banda under se puede llegar a quejar del volumen de la música?

    En Tinder y Happn se coge (según mis amigos), la verdad es que nunca lo usé. Banco a los que lo usan, se pueden producir encuentros muy bizarros.

    Yo insistiría en molestar a seguir diciéndole a tu vecino que baje el volumen de sus orgasmos, a ver si sale alguna situación divertida...

    Buen miércoles!

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!