jueves, 3 de agosto de 2017

La deriva


Hace días que quiero charlar esto con vos. No me sale ni descubro qué decir al respecto, pero me gustaría que no se convierta en una bola dentro de mi sistema emocional... no quiero una bola de angustias y de cosas sin tratar. No quiero que sea un recuerdo que surja, inexplorado, en eventos siguientes. No me acuerdo tu voz, no la recuerdo. Durante los primeros diez años mi victoria personal era tener tu voz en mi memoria, pero la perdí. Perdí, también, la imagen nítida de tus manos. Las mías ya no se parecen tanto a las tuyas, me pinté mucho las uñas, me las limo y se nota, también perdí eso. Igualmente te hablo, estamos cada vez más cerca.

- "Sin guía, no" estoy escuchando, recién llegada de tener una charla acerca de la libertad con una compañera de trabajo de otro piso. Esta chica está fascinada por los personajes que se plantan en la vereda de la contrahegemonía y estudió filo en una universidad privada y religiosa. Yo curso en puan hace seis años, los reos no me parecen ya tan fascinantes y en cambio me empezaron a gustar los ingenieros. ¿Me aburguesé? Ella dice que estamos en un sistema de mierda que no nos permite ser libres y yo le respondo siempre lo mismo... que la libertad no se pierde por un sistema, que la libertad está en pensar y que los que ella admira, los contrahegemónicos, están igual de inmersos que los oficinistas. Para mí analizar y esbozar una deconstrucción de mis pensamientos más profundos me hace libre. No me hace menos libre trabajar 8 horas diarias aunque me encantaría poder dedicarle esas horas a algo que me permita otro tipo de entrega. Me hace libre pensar, cuestionarme, decidir habiendo contemplado la mayor cantidad de opciones posibles.

 - Es como un taller de improvisación en el que alguien que improvisa te enseña a improvisar pero te cobra por jugar. Uno termina pagando compañías, como el gimnasio. Pago para no entrenar sola e igualmente no hablo con nadie. Nunca yo me acostumbraré a no recordar tu voz. Tus compañeros de quinto me pasaron fotos tuyas, inéditas. Fue tan especial verte por primera vez, nuevamente, después de 16 años, con esa sonrisa que no recordaba, en fotos que todavía no tengo memorizadas. Gracias a esos desconocidos que me permitieron este reencuentro.

- A mi el desamor me duele lo mismo ahora que a los 20. Hoy me dijeron "adolescente" tres veces por reírme a carcajadas y no poder hablar de tanto que me estaba riendo. Me pasa a veces, tengo que interrumpir mi diálogo porque no puedo parar de reir. Pero estoy tan angustiada por las hormonas que también lloré. Qué día tan intenso.

Empecé a escribir esto ayer por la mañana, lo dejé. A la noche fui a ver a una artista que me encanta y la música me hizo vibrar mucho, muchísimo. Estuve adelante de todo y entregué mi corazón al conocido desconocido, a la artista mágica y a la amiga que fue conmigo. Escuché los temas de mi artista favorita adelante de todo, fui azotada por el pogo hipster y sobreviví. Sobreviví a la necesidad y el deseo de que ese recital fuera eterno, esa música y yo.

 - A veces miro a la gente y, durante unos momentos, cada uno de los seres mirados me parecen los más lindos del mundo. Ojalá lo supieran, ojalá no viviéramos todos tan aislados. Ojalá me correspondan este amor que siento.

miércoles, 26 de julio de 2017

She's a hard woman to please


Las palabras en el enojo no me pertenecen, le pertenecen a todos los personajes que desfilaron por mi cuerpo. Las palabras nos brotan, yo trato de elegir palabras lindas pero empiezo a pensar que no me sale tan bien como pensaba. Pero -como si fuera poco- a veces las corazas son de mentira. Simplemente no te eligen. Es como decirle a alguien que estás enamorada y que te agradezcan. Querer por el simple hecho romántico e idealista de querer, porque querer es lindo y querer saca lo mejor de uno o mandar todo a la mierda, porque sí, porque estas cosas se mandan a la mierda.

miércoles, 26 de abril de 2017

Natural

Lo que más me sorprende es que, si no habitamos un lugar y mantenemos la vegetación a raya,  los árboles nos brotan. Como en Pripiat, donde los árboles crecen y tapan edificios, incluso con muchísima basura en el piso y en el aire.
Como acá, en Buenos Aires, donde los árboles crecen y sus raíces deforman las veredas. Criticamos la planificación pobre de las ciudades, nos quejamos del escaso mantenimiento del espacio público. Pero mientras perdemos el tiempo, el pasto nos crece.
Nace en el pequeño pequeñísimo espacio que une las baldosas, sale de las cañerías, crece.
La ventana de mi living fue alcanzada por una rama (que ahora tiene pequeñas flores) que sale de un tubo que tiene cables adentro. Vivo en el cuarto piso.
En mi departamento hay dos plantas, que todos los días luchan por consumir todo el ambiente.
Eso me sorprende, que si no habitamos un lugar lo consumen las plantas.

lunes, 17 de abril de 2017

Hablemos de intensidad. 
Hablemos de la intensidad que necesito en mi vida todos los días, todo el tiempo, una vez por semana. No hablo de sexo sino de emociones. Si las emociones de la semana las quiere traer el amor bienvenido sea pero necesito que esa emoción aparezca. 
Soy aventurera por naturaleza y por crianza. Soy naturaleza, diversa, volátil e intensa. 
De hecho, ser anfibia e intensa son los dos atributos que más siento propios: puedo adaptarme a cualquier situación, sea de la alta suciedad o de la baja, del rock o la cumbia, quedo aceptablemente bien en el club de fans del Indio y en el de Soda. A la vez, esto me hace ser brusca, querer explorar todo y en extremo. Cuando hago algo lo hago a fondo y no puedo evitarlo. 
Como sea voy a terminar esta carrera que ya me hinchó las bolas, como sea voy a mantenerme pulcra, como sea voy a mantenerme contaminada. Intento que sea todo hasta el extremo.
Fue un fin de semana fuerte, tuve un visitante peruano en mi casa que se pensó que era un hostel, no entendió nada. No lo juzgo, él no vive solo y no entiende el valor de la casa propia, el valor de las cosas propias; no entiende el pesar que produce llegar y ver la pileta llena de vasos para lavar. Cayó a casa (lo conozco) porque venía con un amigo que nunca llegó, y contento porque el trabajo le pagaba el pasaje que pagó él. ¿A qué vino?
Me idolatró los tres días que estuvo en mi casa, de los cuales uno no lo vi más que un par de horas porque cuando me desayuné con que posiblemente vino exclusivamente por mí tuve que demostrarle que sí creo en la amistad entre el hombre y la mujer, sobre todo cuando yo no le quiero dar al pibe y cuando para mí era totalmente claro que no iba a pasar nada y que lo dejaba quedarse en calidad de amigo. No dejé nada sujeto a dudas, por eso me sorprendió que incluso así viniera y por eso en mi cabeza no entraba la posibilidad de que intente algo.
El segundo día con el chico en casa llamé a mis amigas para pedir refuerzos, cayeron dos y un intento de latinlover que haciéndose el pelotudo no solo no me brindó ninguna pompa sino que me dejó un chupón en el cuello que forzadamente llevé con dignidad sábado y domingo. 
Con mi marca a cuestas pasé sábado y domingo en familia y descubrí el nivel de censura, decoro o indiferencia que hay en mi entorno porque, salvo una de mis cuñadas, nadie se cagó de risa de nada. Sé que indiferencia no es, lo digo pa-rellenar, pero asumo que no debe ser sencillo ser mi hermano o mi padre. 
El sábado a la noche volví a capital a buscar y obtener esa intensidad de la que hablé al principio, esa intensidad que me hace sentir que logré divertirme en esta vida. La fuerza motora la logré saliendo a bailar, mucho, sola. A veces la consigo saliendo con algún tipo que me interesa hace mucho o que tenía idealizado, a veces la consigo caminando de Recoleta hasta Belgrano a las 2 de la mañana, a veces la consigo leyendo, a veces la consigo fumando un porro con un tachero camino a mi casa y a veces la consigo corriendo y jugando con mis sobrinos. No importa cómo pero logro acceder a esa inmensidad en la que mi mente se expande de una forma única. Es otra droga. 
Me considero una chica con un inventario bastante bueno de secretos e historias dignas de mesa redonda, pero no es suficiente y me niego a parar de buscar que las cosas sean fuertes. 

Volviendo al visitante peruano, lo llevé -caminando 12km- desde Caballito hasta Recoleta, pasando por el Congreso, Facultad de Derecho, Museo de Bellas Artes, Cementerio, bares notables. Después, ya en mi casa, se dejó invitar empanadas e insistió en tomar el pisco que me trajo de Perú "para que nos re pegue la jam a la que vamos" (jam de jazz, no es una fiesta electrónica, gil). 
Odio que me hagan un regalo y me indiquen cuándo consumirlo, especialmente si el que me lo da no representa una figura con autoridad (del tipo que sea). Eso fue exactamente lo que sucedió desde el minuto cero en que me entregó la botella: empezamos a intercambiar mi burla por sus ganas de beber pisco. Igualmente, en cuanto vi la botella pensé en ser generosa con mi hermano, siempre y cuando encuentre antes una oportunidad de tomarlo. Las posibilidades están. 
En fin, le comenté que el sábado me iba a ir a pasar el día con mi familia pero que, de querer ir, estaba invitado. Declinó la propuesta y yo me fui re tranquila a lo de mis viejos. Dejé la puerta de mi habitación cerrada durante toda su estadía, ese espacio es mi mayor intimidad y ya que estaba permitiendo que se quede en mi casa, resguardé mi espacio más privado. 
Pues el sábado a la noche (tipo 23hs.) cuando llegué a mi departamento para cambiarme y salir -sin él- estaba mi almohada en el sillón. A la sazón, yo la noté al toque y recordé que efectivamente había mantenido mi dormitorio cerrado. Decidí dejarlo pasar, me cambié -like a diosa- y salí. Cuando llegué, muchas horas después y habiéndole avisado que volvía a dormir a mi departamento, el pelotudo había cerrado la puerta con llave y pasado el pestillo, por lo que tuve que despertarlo a timbrazos: me había dejado afuera de mi casa básicamente. 
En fin, me fui a dormir y hoy domingo rajé a lo de mis viejos otra vez a eso de las diez de la mañana. 
Llegué hace un rato y encontré mi almohada en la cama en la que había dormido él y, en mi cama, la almohada que usó él. ¿Qué hizo con mi almohada, qué hizo en mi cama, qué hizo con mis sábanas? ¿Por qué me cambió la almohada por la suya, por qué, por qué, por qué?
Sumado a la cantidad de pelos que adquirió mi casa,  los platos sucios y la basura acumulada en la cocina, mi almohada en su cama. 
El pibe me la devolvió para dormir -ahí van dos ingresos a mi habitación- y esta mañana la buscó otra vez y la dejó donde no iba. Al menos cuatro ingresos a mi habitación, en la que sin dudar hay mucha ropa y muchas pertenencias mías.  
Me imaginé una serie de escenas desagradables y, entre risa y asco limpiando mi hogar, me decidí a escribir mis aventuras, solo un rato. Esto no me habría pasado si no hubiera sido por mi afán de tener experiencias copadas. Lo puse en su lugar, le dije que estuvo mal no blanqueando todo desde el principio y le advertí que no se entra al lugar privado de alguien de esa forma. 
Evidentemente se moría de ganas de estar en mi habitación (ja-ja-ja).

Ahora sí, corto todo y me voy a dormir- Me voy asqueada, cansada, feliz y abrumada después de un fin de semana de hermosa intensidad. 


martes, 24 de enero de 2017

Mi vecino y el porno: la batalla final.

Buen martes! Regresé, recargada pero breve.
Regresé!!!
Mi humor volvió ayer, a dos semanas de mis vacaciones y sabiendo que... mi vecino dejó el edificio. Se mudó, se fue, no vive más en el mismo lugar que yo.
Muchas cosas pasaron en el medio, pero lo importante es que ayer la propietaria de su departamento me abordó en la calle, super enojada, presentándose como "la propietaria del departamento de abajo" y me dijo que le habían rescindido en contrato.
Me pidió que le cuente, la invité a pasar a mi casa, al edificio, a algo con aire. En el hall me cortó el relato por la mitad (con suerte) y me dijo que a ella esta situación la perjudica mucho (más la iba a perjudicar si me hinchaba realmente las pelotas) y que ella perdió un alquiler y que -en un tono sumamente sugerente- ojalá que el próximo inquilino no sea una molestia. Le dije que mientras su próximo inquilino no sea un acosador no va a haber problemas.
Lo genial es que estaba enojada conmigo, no con su inquilino que era un señor desagradable y peligroso... conmigo por siete mil pesos por mes cuando encima el tipo le dejó un agujero de expensas!!!
En fin, no va a ser ni la primera ni -lamentablemente- la última vez que me topo con una mujer machista.
Pero, ¿saben qué? el vecino del porno ya no me va a molestar más!!!

martes, 10 de enero de 2017

Todos los años pienso que tu cumpleaños ya no me va a sorprender ni afectar. 10 de Enero y otro día en Marzo. Pienso, de antemano, que la vida ya me apaleó en este tema en particular y que a fechas como estas ya me hice inmune. Sin embargo me desperté afectada, dormí afectada, me acosté afectada y estoy desde ayer con un nudo en la garganta que intenté negar todo el día. Intenté no pensarte y hoy me acaparaste por completo.
Saludo a los demás, queriendo saludarte a vos; hoy ceno con papá y mamá, pero no tarta de zapallito porque ella sigue sin poder hacerla.
Hace muchos años que no te veo y sin embargo sos parte de mi vida cotidiana, te charlo todos los días. Sos mi hermano mayor más chico que yo y cuando veo a nuestros sobrinitos los amo por ser quienes son pero, además, por llevar a cabo la horrible y dificil tarea (que a ellos tan naturalmente les sale) de alegrar la familia después de que te fuiste. ¿Los viste, te hacen reir como a mí?
Calculo que todos los años llego a la misma conclusión: estás vivo dentro de mí, vivo en mis chistes, en mis lecturas; vivo cada vez que tengo miedo y pienso en vos y en la forma especial en que siento que me cuidas. Me encantaría haber crecido con vos, me encantaría haberte conocido más, como el resto de las personas. Pero de a poco, y gracias a tus amigos de las muchas ciudades, te voy conociendo y más me alegro de ser tu hermanita.
Estás en mi corazón, anclando la dificultad de no poner más tu plato en la mesa y la realidad de que ya no estás para escribirme los cuadernos. Estás en mi corazón, ya sin voz pero aferrando recuerdos que espero no se borren nunca.
Todos los años le hago frente al dolor de que mi familia, por más que se agrande, siempre está incompleta en las fotos.
¡Feliz cumple S!



viernes, 23 de diciembre de 2016

Happn 4 - Barbie 2

Cortito, al pie y sin ninguna reflexión acerca de fin de año viene esta cita de Happn:

Hace muchos días que estoy borracha, empecé en la fiesta de fin de año (que arrancó diurna y siguió en mi casa) y una semana después no logré bajar mi nivel del alcohol en sangre. No es un orgullo sino un marco situacional: estoy bo-rra-cha.
Un vinito con uno, un ron con otro, una cerveza con las chicas y hoy ya no puedo mantener una conversación coherente, pero ayer fue una noche bonus track. 
En la fiesta de fin de año se armó grupo de Whatsapp y muchos fueron a un after, otros querían ir también a un boliche palermitano muy top y yo le sugerí a mi amiga Memi, también en el grupo, que nos hiciéramos las boludas. Ella trabaja en la misma empresa que yo pero nos vemos poco; es filósofa (y yo estudio letras), histriónica, alegre y muy inteligente. Las charlas con ella son un desafío constante y nos pareció mejor, por suerte a ambas, mandar todo a la mierda y hacer rancho aparte.
Terminamos en un bar de Cañitas tomando cerveza y comiendo papas con unos pibes de Happn. 
¿Cómo? yes, yes, yes.
Preparándome para salir abrí Happn y le di like a un hippie con barba y boina, tenía dos fotos nomás pero muchos intereses en común y (después de ver cómo es el mundo de ingenieros convencionales) pensé que sería un buen compañero para ir a ver bandas. El pibe la mejor onda, me dijo si no tenía una amiga para salir ayer, le dije que justo estábamos por ir al bar y se prendió con 2 amigos más.
Terminamos hablando de la vida hasta las tres de la mañana, contándonos las cuitas de las ideas a las mil ginecólogas (yes), contándonos historias familiares y riéndonos mucho (mucho). En fin, se armó un grupo de lo mejor: el hippie, el alto misterioso y el rubio y, por otro lado, las chichis.
Hablamos mucho, me di cuenta de que mi cita en realidad estaba más interesado en mi amiga y eso era una suerte, porque yo estaba muy contenida con sus amigos.
Salimos a fumar unas secas, me di cuenta de que tenía que pensar rápido y, cuando estábamos por entrar, uno me encaja un beso. Lindo beso para ser que veníamos de cerveza y humo.
Memi quiso volverse y se tomó un taxi, para ese momento yo ya había sido lo suficientemente poco clara como para no marginar a nadie pero lo suficiente para que no se entiendan mis intenciones.
Me acompañó a casa el rubio. Ojo, el rubio es un auténtico bombón, gracioso, pícaro y fachero, pero el alto es un potro total y no sabía cómo hacer para dar vuelta la situación...
Cuando llegamos a mi casa -a la que ya le había aclarado que no iba a subir- me dio un beso y yo bien no supe qué hacer porque... no supe qué hacer.
Y bueno, acá estoy, todavía tratando de conseguir el teléfono del alto, resacosa y satisfecha por un like de happn que resultó en una salida de lo más divertida y en una búsqueda de tesoro telefónico.


martes, 13 de diciembre de 2016

No somos tan distintos

A veces está esa bola en el estómago que parece que va a durar para siempre; que va a estar opacando todo durante mucho mucho tiempo. Raroestar que <te> susurra cosas todo el tiempo; cosas que no llegas a escuchar pero que te impiden pensar los otros temas con claridad.
Requiere de mucho valor frenar y escuchar qué te dice
puede ser un "debes tal trabajo", "el mes que viene cobras menos", "deberías estar estudiando en vez de boludear"
siempre son cosas que estrujan la panza
Si tan solo hubiera un San Junipero sin tener que morir.

Y después se pasa.

                      -PERO-

Saquemos una foto ó el momento no existe ni existió.
o contamos todas nuestras vidas o automáticamente no tenemos experiencia en nada.
Mi coequiper de la oficina se echó colonia pompis, me agotó ya ese perfume.
Todos los días, por lo menos ocho chufs chufs por cada pucho que se fuma.
Conozco a una chica que es linda
no es fea
es linda, convencionalmente linda. Piel de porcelana, ojos claros y muy delgada.
Habla mucho pero cuando conversa suele tender a la enseñanza pero no de una forma dulce y pedagógica sino que se malinterpreta para el lado de la pedantería. Seguramente uno muchas veces se horroriza por el espejo que representa el otro, sin embargo en este caso en particular me choca que se pasó un buen rato explicándome cómo salió de su adicción al cigarrillo, y no creo que experiencias tan personales como las adicciones, las pérdidas o los duelos sean para dar cátedra. Tampoco necesito estar todo el tiempo llevándole la contra a la sociedad porque a veces, en algunas cosas -como el pucho rebelde de adolescentes o el whisky a los 25- ser contrera me daña mucho y prefiero hacer un tratamiento criterioso de las infelicidades cotidianas antes de destruirme tanto. "Dejé de fumar en tres semanas" y el mundo alrededor del cigarrillo.
No soy una experta, tengo mis experiencias y me abruma que me den "discursos de autosuperación"... de repente siento que mis ideas se retoban en mi cabeza y no puedo más que sonreír. Mi rebeldía, en esos casos, en sonreír con indulgencia pero me lo replanteo una y otra vez.

Últimamente soy la quinta pata de muchas reuniones por estar soltera, por momentos me importa; empatizo con el anfitrión y  me miro de reojo. Debe ser dificil ser anfitrión de una reunión en la que hay una soltera y no ser Susanita, a mi me salía bien cuando estaba felizmente casada con un rockero, porque todo era rock.
A veces siento infinitas aunque momentáneas ganas de explorar la soledad. Otras veces no soporto la idea de no estar acompañada y me voy con alguna amiga o con algún hermano, me escondo en los abrazos de mis sobrinitos y me río con ellos de un montón de cosas que me devuelven a la realidad.

Hace dos días que se corta la luz en mi departamento, entre las 20-21hs. y dura un par de horas. En otro momento me habría ido corriendo a lo de algún hermano, alguna amiga, a lo de mi mamá, a cualquier lado.
Hace una semana se cumplieron 6 años desde que me fui vivir sola. Me fui de la casa de mis viejos primero a viajar unos meses trabajando de moza en el medio de la nada, después le metí a la carrera como pude (ya en Capital) y acá estoy: trabajando, estudiando y lidiando con una personalidad hipersensible :). Todavía no me recibí, tuve varios trabajos y varios amores, nacieron sobrinos, tuve gatos, mudanzas. Tuve mudanzas de amistades, mudanzas de hogar, mudanza de hábitos. Pero por fín, después de casi un año (cuánta necesidad de cuantificar las postas) de estar sola, me quedo cómoda y feliz un fin de semana largo sin plan fijo.
Me quedo sola y feliz en mi casa sin luz, me quedo sola y feliz un viernes comiendo sushi en mi casa, leyendo, mirando el techo, prendiendo y apagando velitas.
Como si fuera mi cumpleaños, una y otra vez.

Sin embargo, llega una piba como lalindanofea y me lleno de bronca, porque me costó tanto llegar a esta semana en la que me siento bastante bien que me irrita que venga a querer enseñarme y que me mire con lástima porque estoy sola y vivo sola, cuando es una de mis más grandes victorias y todavía no ha terminado ningún aprendizaje.
Mi familia puede ser muy crítica, mis hermanos muy hirientes si tienen ganas, pero nadie me quita o puede negar que vivo sola hace seis años y que le meto la mejor onda y garra a todo. Confundida como generalmente me siento, abrumada y cansada, siempre voy para adelante y por eso me irrita que vengan a enseñarme algo que ya viví en muchas formas posibles.
Que venga una piba a enseñarme cómo dejar de fumar y que se piense concluida por no haber fumado durante tres semanas me sorprende, me irrita, me inquieta.

Durante el año u medio que duró mi terapia con la última psicóloga a la que asistí le mentí. Me lo hizo notar un desconocido. La realidad es que le oculté el elemento de verdad más importante y no sé si fui muy buena mentirosa o muy mala ocultadora. Mi cuerpo no quiere más, mi cuerpo no quiere más despertares con sangre. Hoy estoy feliz con los jazmines que me regalaron en la oficina, los huelo ricos, me encantan.

En este tiempo que estuve sin escribir y con seis o siete entradas sin terminar creo que destaco la felicidad de un amigo virtual y virtuoso nuevo y los jazmines.
Aunque brindo por mis seis años de vivir sola.

Lamento la desprolijidad de esta entrada, calculo que el recorrido es muy personal  y que no es de una claridad óptima, pero es mi espacio y lo necesito.

martes, 8 de noviembre de 2016

Solía ser XXL

Solía ser XXL y ser mi amigo. Compartimos un verano con nieve cuando me fui a laburar a otro país y pensé que me quería por no discriminarlo por obeso. Suena cruel, muy cruel, pero es así; el resto de las chicas no le hablaban y yo me volví muy cercana a él. Eventualmente empezó a decirme que yo soy la novia ideal para los flacos, pero pensé que lo decía porque éramos dos pibes.

Durante ese verano salí con un amigo suyo y cuando volvimos yo empecé mi nueva vida en Buenos Aires y ellos siguieron la suya en Mar del Plata.
A mi chico no lo ví nunca más y tampoco volví a hablar. Con mi amigo hablé muchísimo, me hospedó en su casa, yo en la mía, me llevó a pasear por la costa y merendamos churros con chocolatada varias veces.
Me puse de novia con theroquero y él adelgazó. Debe haber bajado 40 kilos, no exagero. Esta vez tampoco voy a poner fotos para seguir respetando la identidad de las víctimas, pero me encantaría poder transparentar estas historias.

Bueno, ya cuando adelgazó su autoestima se elevó notablemente y empezó a hablarme con otra actitud, más canchero. Yo estaba de novia y no iba a cagar las cosas por mi amigo, porque para mí siempre fue mi amigo, el bajito XXL.
Una vuelta pasó por mi casa anterior (acá en Capital igual) y medio que noté que me miraba distinto, estaba absolutamente feliz de verme, proyectó una visita mía a su casa de allá y ya estaba haciendo planes cuando me hice la boluda y le dije que tenía que irme a lo de mi pareja.
Efectivamente, el siguiente fin de semana me mandó mensajes borracho como siempre, pero esta vez confesó que le gustaba.
De esto hace más de un año. Le dije que me sentía halagada porque sé lo bueno que es y lo quiero mucho pero que realmente no estábamos en la misma situación ya que estaba enamorada de mi novio de ese momento. Ni siquiera estaba tan enganchada con theroquero pero representó una excusa perfecta.
Me mandó mensajes borracho y me llamó todas las veces que tuvo oportunidad.
Cuando se enteró de que theroquero me dejó empezó a hablarme todo-el-tiempo.
Lo mismo hizo el uruguayo, otro que estaba en la friendzone pero por una cuestión de locación y cariño terminé saliendo unos meses con él y no con el otro.
Después del uruguayo vino elchetazodelron y así todo el solíaserXXL me seguía hablando.
Me preguntó en qué parte de capital vivo, le conté, le mandé ubicación para que vea que estoy en un lugar copado, cerca de bares... pero solamente chusmeando en una charla de whatsapp de domingo, nada emocionante ni hot.
No voy a mentir y decir que nunca dí falsas esperanzas a alguien, pero no a este pibe, ¡LO JURO! porque jamás se me había ocurrido darle amor o cuerpo. Nació en la friendzone para mí.

Después de esa charla de la ubicación, que para mí tuvo muy poca o nula relevancia, me comentó que el finde siguiente se iba a Córdoba a ver a unos amigos. Qué bueno, me re alegra, por si no hablamos en la semana te deseo buen viaje. 

El viernes siguiente me despierto para ir a trabajar y tenía, ¡atención!, una foto en mi whatsapp del cartel de cruces de calles de la esquina de mi casa.
Sí, lectoras y lectores, el pibe no se iba a Córdoba, quiso hacer la gran macho de película y sorprenderme en mi casa.
A todo esto, yo tenía que ir a trabajar, así que lo saqué cagando, no sabía qué hacer ni cómo había llegado a ese punto. Me puse a releer conversaciones y no había un puto indicio de que podía tener una chance amorosa conmigo. Es más, le contaba de los pibes a los que me estaba garchando, un nivel de confianza que no daba lugar a histeriqueo. Aparentemente él interpretó otra cosa, se inventó otra interpretación.
Como si fuera poco, yo el lunes siguiente a ese finde rendía, así que tenía que dedicarle mucho tiempo a las lecturas pertinentes y me cayó para el orto que el pibe no entienda nada y venga a obligarme a atenderlo.
Cazó todo de una, se fue a lo de un amigo que tiene acá y se cortó la mayonesa mal. No volvimos a hablar bien nunca más. Me quedé helada, le corté el rostro, yo había estado contándole acerca de todo lo que pasaba en mi vida y el tipo solo pensaba en ponerla ó en jugarla de súper amigo para...ponerla.

Pasó eso, un mes después volvía a capital, no nos vimos, me bloqueó de todos lados, eventualmente me desbloqueaba borracho y me mandaba audios o textos diciéndome cosas, yo ni mú.
Me avisó, en lo sucesivo, cada vez que vino a Capital. No nos vimos nunca, ya ni hablamos. Me llama el domingo diciéndome que venía a Capital HOY, que quería verme aunque todos sus amigos le dicen que es un boludo por seguir intentando conmigo, que sabe que se la pega en la pared siempre pero que quiere verme.

Mi respuesta fue que pienso como los amigos, que debería dejar de intentar y dejar de proyectar en mí una felicidad que no tengo para él. Es muy triste, pero realmente me cargó una responsabilidad de tratarlo con flores y amarlo que no está en mi. Ni siquiera funcionó diciéndole más de una vez que estábamos en otra, que para mí él era un amigo y que no lo veía de la forma en que me ve él. Claramente cuando lo charlábamos estaba tan borracho que después era sencillo olvidarse.

Esta vez insistió, encima me mandó textos diciéndome que él había hecho siempre un esfuerzo -que no le pedí, sí se lo pedía a mi ex con quien estuve años, no a vos- para verme, que se había perdido el cumpleaños del sobrino por venir a sorprenderme -cosa que odié profundamente, su visita y que se haya perdido ese cumpleaños, porque no fue mi culpa!!
¿Cómo puede arrastrarse tanto? Ni siquiera, con una mano en el cuore, ni siquiera lo hice mierda, porque me crié con varones y me permitió dimensionar un poco más este tipo de situaciones; pero honestamente es demasiado bueno. Buenudo, boludo.

Hoy me insistía tanto que le pregunté de qué le servía que nos viéramos, si realmente hay algo que yo pueda hacer por él; no sé, no lo pensé, solo quiero verte . No nos vimos, yo estoy estudiando, tengo un vino preparado para otra persona y le estoy metiendo al estudio a pesar de estar escribiendo esto en un recreo.

Perdón amigo solíaserXXL, no eras mi amigo por ser gordo, no me gustabas porque eras mi amigo, no porque eras gordo, pero no soy la dueña de nada en tu vida, no tengo la capacidad de alegrarte o valorarte o cuidarte de la forma en la que vos no lo hacés.

No fue una historia graciosa sino catártica. No es la primera vez que me demuestran así tan fuertemente cariño, pero justo a este pibe no lo puedo ver ni ahí como algo más y me parte el alma la culpa, la bronca y el hartazgo de tener que rechazarlo una y otra vez.

martes, 1 de noviembre de 2016

Happn 4 - Barbie 1

Buen martes!!!
Novedades del día: almorcé pero me quedé con hambre (se me ocurrió compartir un sandwich y tuve la mitad más chica, un bajón), hoy tengo que estudiar, estudiar y estudiar.
Mi coequiper del trabajo (una secretaria de sesenta y pico que está muy desmejorada y encima no le afloja al clona) se fue a fumar un puchito (el 6to del día) y dejó su celular al lado, la está llamando hace 5 minutos el hijobebote (tiene un hijo de 33 que no vive con ella y uno de 27 que en actitud juro que es un bebé, encima me lo quiere presentar) y no para de sonarle el teléfono, por lo que estoy intentando que todo el resto de la oficina deje de mirarme con cara de orto. Se lo puse en silencio, listo.

El trabajo en general viene bien, la facultad complicada. Pero en realidad está complicada porque no sé cómo abordarla, estoy agotada, hace dos años que no me tomo vacaciones y lo siento todo el tiempo y en todas mis células. A todo esto, hasta febrero no salgo así que paz y ciencia.
Este fin de semana viene un primo de Santa Fé a quedarse en mi casa. Mucho no compartimos pero bueno, veremos qué sale... como si fuera poco creo que se piensa que soy una especie de porteña top, pero en realidad soy una vaga del orto que suele usar los viernes para mirar Netflix y comer sushi y los sábados para tomar sol y recuperar el sueño que no duermo en la semana (gracias al porno, claro). Hace bastante que no voy a bailar y encima el chongo rrpp que tenía me hinchó las pelotas así que ni siquiera está la picardía de ir a verlo. Qué poronga me interesa saber cuántos abdominales hiciste Tano??! NO-ME-IM-POR-TA. El siguiente pibe que me diga que empiece a hacer ejercicio para que a los 30 no se me caiga el culo porque todo va a caer en algún momento y yo que vos mejor hago algo para demorar la gravedad... no sé, lo escracho, qué se yo, tampoco soy tan mala.
Pero dale flaco, qué tenés que aguarme el verano? si a los 30 (en 5 años) se me cae el culo y representa un trauma, haré algo al respecto.
En fin, viene mi primo y yo rindo la semana siguiente y no sé bien cómo voy a hacer para sacar de la galera algún plan que no me de paja y estudiar.

Respecto de mis citas de happn, he dejado de tenerlas oficialmente pero todavía acumulo un buen arsenal de historias. No todas salieron mal pero por lo general siempre hay un pero que hace que uno de los dos se borre. La última vez que se me borró uno fue porque nos juntamos a tomar un café y se espantó con mi historia de vida y mi cinismo ocasional, cómo vas a vivir sola? es un peligro (él vive con la familia, tiene varios años más y encima yo le llevo una cabeza en altura, cosa que tampoco nos gustó).

Hace un tiempo conocí a un pibe re copado, D, resultó ser músico (saxofonista) talentoso, con título de algo, trabajo y encima potro mal. Salimos un día de lluvia a un bar en Belgrano que yo no conocía y me pedí una pinta y él otra pero también una ensalada (porque no había cenado, pero después de las 18hs. no come carbohidratos). Me cuenta que quiere tener vida sana, que los carbohidratos hacen mal a la noche (flaco estás tomando cerveza) y que en un futuro se va a hacer vegano pero no ahora porque ama el asado. Mientras tanto, entre charla y pensamientos, nos pusimos bastante en pedo.
No me pregunten por qué pero le había llevado un chocolate, veníamos pegando mucha onda por chat y no quise caer con las manos vacías. Creo que con D hubo más expectativa que con el resto de las citas.
Fue muy divertida esa salida, pegamos toda la onda, resulta que él también me había llevado un chocolate Cadbury de frutilla porque se acordó de que es mi favorito (!!!). Dos por tres tiraba comentarios polémicos, como que más adelante íbamos a hacer tal cosa, pero que las primeras veces con alguien son horribles, pero que más adelante bla. Igual como me pareció bastante tierno me dejé llevar.
Salimos y me acompañó hasta la esquina de mi casa, se llevó mi paraguas porque diluviaba (y nos obligaba a volver a vernos para que me lo devuelva) y quedamos en que seguíamos hablando. Eso fue un jueves y ya el martes nos vimos de vuelta, comimos algo en mi casa pero yo estaba agotada porque el lunes había llegado muy tarde a casa y dormí poco, además de trabajar el martes y el pibe con sus horarios rockeros llegó a las 23hs. a mi casa. Cuestión que posta que la primera vez con alguien para él es algo traumático y yo no pude evitar quitarle importancia y, como si fuera leve, me quedé dormida, yo estaba agotada!. No obstante, yo me sorprendí porque para mí fue re novedoso quedarme dormida ya que comulgo más con el conviértete en pizza en situaciones así.
Arrancó el histeriqueo, a mí me dio bastante paja porque el pibe está re traumado con un montón de cosas evidentemente, pero me caía bien y estaba siendo cero histérico y muy canchero hasta that moment. Se ofendió porque yo me dormí. Pero tampoco es que me dormí en algunasituación comprometedora, simplemente nos quedamos charlando y me dormí.
Estuvo haciéndose el pelotudo como una semana hasta que me hinché las bolas, porque si tenés los huevos para quedarte en mi casa, para hablar toodo el tiempo por el telefonito y después no te sale decirme "che, boluda, te quedaste dormida!" es demasiado para mí.
En fin, efectivamente él se había ofendido porque me quedé dormida, sin tener en cuenta que cayó a cualquiera hora, que lo dejé conocer mi casa, que lo esperé con comida y cagada de hambre porque suelo cenar antes de medianoche, etc. Entonces ahí se dio cuenta de que estaba meando fuera del tarro y quiso arreglarla. Para ese momento a mí se me habían cruzados inevitablemente los patitos y ya medio que lo quería congelar porque detesto los planteos. Se fue a Jujuy una semana, a tocar con no sé quién con el amigo que vive allá, me mandó fotito en el cerro, fotito con los amigos... vuelve a BA y me dice que me trajo algo pero nunca llegamos a coordinar, porque no tuve ganas de hacer planes a las 2 de la mañana, levantándome a las 8 a diario... no es mi culpa si tiene ensayo.
En un momento conversamos y me dijo que tiene una casa en la costa, que tiene el auto y que por qué no íbamos juntos a despejarnos. Le dije que podía ser, que estaba bueno el plan, pero empezó a insistirme en que lleve a una amiga y él un amigo... ninguna de mis amigas está dispuesta a aventurarse con ninguno de mis chongos, ni con los rockeros ni con los chetos ni con los hippies.
Se ofendió porque no llevaba ninguna amiga, me bajé del viaje, si algo me faltaba para decidirme a sacarlo de mi vida era eso... tan lindo y prometedor que me había parecido.
Todo esto no reviste demasiada gravedad sin mencionar que cuando nos juntamos en casa me tiró un par de comentarios polmécos acerca de la noche porteña y medio que me lo ví venir... justo antes de que se fuera a Jujuy me blanquea que es adicto, me lo blanquea porque se pone a hablarme de la tiki que me estoy llevando como si nada pero yo ya sé que veo la vaca y shoro. Además, la mujer de su amigo jujeño le encontró lo que llevaban, me llamó para contarme que se le armó alto bardo y pretendía que yo lo cuide y le diga que todo iba a estar bien. No, flaco, no comes carbohidratos de noche pero te metes cal o bicarbonato de sodio por la nariz? No de nuevo, decía.
Así que así, como quien no quiere la cosa, otra historia de happn, pero esta vez me pongo un punto a mí por haber evitado situaciones de mierda. Me gustaba el flaco, calculo que su aura autodestructiva me llamó la atención pero por suerte la corté con mi complejo de superman y me propuse dejar de salir con rockeros. Aunque sea por un tiempo, hasta que se me cierren todas las lastimaduras que me quedaron con la última relación de años.

Después de hablar con un par de personas acerca de lo injusto de mi punto ganado, decidí que esto es un empate técnico, porque si bien pude alejarme a tiempo, tampoco salió algo lindo, así que Happn 1-Barbie1.
Y, lamentablemente, perdí mi paraguas rojo.