viernes, 29 de enero de 2016

2014

Me encanta mi especie de confesionario, me encantaría separarlo. Pero no puedo.
Así que alterno.
Fui a entregar un parcial horrorizada de lo malo que es y entrando al a facu se me ocurrió mandarle un mensajito a un pibe nuevo. CASUALMENTE puse "enviar" y el pibe salía por la otra puerta. Me vió, se puso contento. Se puso contento. Me gusta eso.
Fui a comer papas fritas con queso y Coca Cola. Fui feliz, unos mimos, unas risas, unas papas.

1 comentario:

  1. Pero si no se necesita más que eso para estar feliz, al menos un ratito...

    Saludos, mujer!

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!