viernes, 4 de marzo de 2011

Primer decena.

Los primeros diez años.

Se siente demasiado todos los días pero esta vez, al ser número redondo, duele más.

Se revive todo una y otra vez y tengo un recuerdo demasiado nítido (todo lo nítido que puede ser un recuerdo) de esos días con ese malestar...un recuerdo nítido de mí diez años atrás luchando contra un recuerdo borroso de vos diez años atrás.

Volar, volemos, dejame ir con vos, visitame, recordame una vez más que estás acá, en sueños, en mente, en nubes, en nieve.
Te extraño, intento ponerle onda y ponerle libertad, pero mientras más te pienso más me encadeno y menos puedo dejarte ir. Es que realmente no quiero dejarte ir.

1 comentario:

  1. A veces hay que aprender a soltar, por más que nos duela en el alma, hay que hacer lo que realmente sea mejor para el otro y no para nosotoros.

    Let it be, let it be...

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!