martes, 24 de enero de 2017

Mi vecino y el porno: la batalla final.

Buen martes! Regresé, recargada pero breve.
Regresé!!!
Mi humor volvió ayer, a dos semanas de mis vacaciones y sabiendo que... mi vecino dejó el edificio. Se mudó, se fue, no vive más en el mismo lugar que yo.
Muchas cosas pasaron en el medio, pero lo importante es que ayer la propietaria de su departamento me abordó en la calle, super enojada, presentándose como "la propietaria del departamento de abajo" y me dijo que le habían rescindido en contrato.
Me pidió que le cuente, la invité a pasar a mi casa, al edificio, a algo con aire. En el hall me cortó el relato por la mitad (con suerte) y me dijo que a ella esta situación la perjudica mucho (más la iba a perjudicar si me hinchaba realmente las pelotas) y que ella perdió un alquiler y que -en un tono sumamente sugerente- ojalá que el próximo inquilino no sea una molestia. Le dije que mientras su próximo inquilino no sea un acosador no va a haber problemas.
Lo genial es que estaba enojada conmigo, no con su inquilino que era un señor desagradable y peligroso... conmigo por siete mil pesos por mes cuando encima el tipo le dejó un agujero de expensas!!!
En fin, no va a ser ni la primera ni -lamentablemente- la última vez que me topo con una mujer machista.
Pero, ¿saben qué? el vecino del porno ya no me va a molestar más!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Todo comentario es bienvenido!