viernes, 25 de junio de 2010

Nota de autor

El fundamento de por qué no paso mi blog a conocidos es muy simple, detesto ser juzgada o sentirme vulnerable por la lectura de mis seres queridos; eso me pasó con el antiguo blog, que tuve que abandonarlo cuando me enteré que toda mi familia lo leía.

A mí me gustan las letras, pero no soy perfecta en el manejo de ellas y mucho menos el la materia de expresión, por lo que una vez más me expresé mal y lastimé a alguien que quiero mucho dejando asentado algo que no concuerda con mis pensamientos y cuya compañía ya extraño.
Herí a una de mis amigas (y eso que tengo pocas) y claro que me siento una idiota, pero lo que es aun peor, todavía no pude hacerme un lugarcito para ir a charlar, no porque no sea prioridad, sino porque estoy desboradada, entre el estudio, la organización del cumple de mi viejo (que es hoy) y mis nervios campantes, no tuve hora libre.
Perdón, supongo que vas a seguir pasando por mi espacio y por esta vez voy a hacer las cosas lo mejor posible y me voy a bajar del discurso de "es mi espacio cual diario íntimo y puedo poner lo que quiero" para disculparme, ahora por escrito, más tarde o mañana sin falta en persona.

Perdón C, te quiero!

2 comentarios:

  1. TE ENTIENDOO... mi blog también es medio secretín. No es que cuente cosas tan guauuuu pero me da cosa, no sé

    ResponderEliminar
  2. Yo no tengo un blog pero supongo que es para escribir lo que te sale del alma y eso en ocaciones puede apenar o molestar a tus seres cercanos.Espero todo se haya solucionado.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!