lunes, 21 de junio de 2010

Mambeando

Andar en bici con música triste me aflora todas las miserias y hace que termine lloriqueando como una loca mientras pedaleo.
Andar en bici con música alegre me hace ansiar el verano y recordar los momentos felices, así como fantasear con posibles situaciones que se pueden dar en momentos de música alegre.
Andar con música sexy me hace sentir una American Woman tomando conciencia de la necesidad de la actividad física y haciendo algo al respecto. Reconforta escuchar esos temas mientras se hace ejercicio porque es "un paso más"...

No obstante, hay días en que confirmo la teoría sobre la condición masoquista del hombre (y ando con la música más lúgubre que puede haber) y días como hoy, en los que me tomo el ejercicio como un pasatiempos y me pongo el mejor tema movido que me recuerda buenos tiempos.
Hoy disfruté mis dos vueltas en bici.


4 comentarios:

  1. estos dias pense en salir a andar en bici, para ser franca me gano el frio .

    ResponderEliminar
  2. Jajjaja, me encanta tus cambios de 'personalidad' cuando escuchas música :)

    ResponderEliminar
  3. uy, sí, el mundo es otro con música.
    yo terminaría llorando mientras pedaleo, casi seguro jaja.
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. Sip, la música nos mueve el alma.
    Un Abrazote

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!