viernes, 23 de septiembre de 2016

MI VECINO Y EL PORNO

Feliz llegada de la primavera!

Que me lluevan monografías hechas :), un buen chongo y un plus vacacional
Miércoles de oficina, café con leche y tres medialunas, así se empieza esta primavera. Los tres meses en los que todas nos ponemos predeciblemente más idiotas por sacar el mejor culo, las mejores piernas. Yo no digo nada, empecé a hacer deporte hace tres semanas, soy una campeona porque me adelanté al 21 de sep. y a mis 25, jajaja.

Colgué esta entrada (bastante nimia igual) y se me cayó el viernes encima. No fueron las únicas medialunas las que comí ese día pero ojo, fui a crossfit. En la historia de la humanidad me considero un ser creativo por combinar literatura, linguística, energía nuclear y crossfit.


Ayer hubo un viento de reputamadre y lo detesté. No es sencillo vivir sola, que se muevan absolutamente todas las ventanas y que, mientras tanto, tu vecino del piso de abajo escuche porno. 
El vecino de piso de arriba, que es un potro, es tan nabo que mejor ni contar con él, así que me encontré sola, (con The Americans en Netflix igual) haciéndole frente a las adversidad de la vida en soledad.

Hace unos días me hinché las bolas y le dejé una nota. 
Recordemos que mi vecino de abajo escucha la tele súper alto, toda la noche (y todo el día pero me la fumo cuando estoy). Pensé que era el de arriba y un día fui a agitarle el rancho a la 1 y media de la mañana, con un chongo (a modo de guardaespaldas) que se había quedado en mi casa. No solo se la re agité mal, sino que descubrí que el pibe está bárbaro. No tenía la tele prendida, estaba con 3 amigos (el efecto grupo y lo pajera me harán decir "encima estaban todos buenos") tomando una birra y hablando de cómo dormir bebés (btw creo que es padre). Le toqué timbre re sacada (debo admitir q ya le había dejado un cartelito passive agressive pidiéndole que apague la tele a la noche y que estaba cansada de su porno, sic.) vestida con un pantalón violeta con corazones rosas (pijama), una remera de Soda Stereo turquesa y pantuflas, con una gomita de moño fucsia en el pelo y cara de dormida. Fue un gran acto de humillación que se coronó con el chaboncito idiota que me acompañaba haciéndose el pija con sus comentarios, intentando aclarar un "yo estoy con ella" muuuy bolacero. Demás está decir que no lo veo desde ese día a mi patova, desde que posiblemente se creyera la gran caca por haberme acompañado.
En fin, ese día también fui a ver si era el 3ro. No solo no me abrió sino que tenía todas las canillas de su casa abiertas (hasta barajé la posibilidad de que sea un psicópata secuestrador). Le toqué timbre y golpeé la puerta pero no tuve éxito.
Bueno, hete aquí el quid de la cuestión: me hinché las bolas y repartí notas.
Al del 5to. le dejé una nota pidiéndole disculpas y un vino.
Al del 3ro. le dejé una nota pidiéndole encarecidamente que escuche la tele en volumen humano y que me rompe las pelotas escuchar su porno. Que tiene derecho a ver lo que quiera pero que baje un cambio y que si me sigue despertando (como todas las noches) a las 3 de la mañana con sus cosas lo voy a denunciar.
El del 5to. me respondió con un papelito con su número y un "no voy a tomar solo el vino ;)". Eventualmente contaré esa historia -o no- pero se resume en que no somos muy compatibles.
Ahora bien, el del 3ro sigue sin entender qué hace mal, el encargado no me cree que mira porno "porque no tiene el aparato para reproducir video" (nos quedamo´ en los ´90)y los de administración me dijeron que llame a la policía. Poncio Pilato al lado de todos estos era un poroto.

Esta semana, entonces, me enteré de que el vecino sordo y pajero piensa que soy una vieja de mierda y me quiere denunciar por haberle dejado una nota "anónima" que, a todo esto, tiene mi nombre y mi número de departamento. El portero está de vacaciones y la persona que lo cubre, que es su esposa (bendita dinámica de edificios), está totalmente metida en esta historia. Aunque no me termina de creer y usa el argumento "pero cómo, entonces vos escuchas cada vez que se hace una paja¿?", me defiende porque le parezco simpática. Igual creo que pretende que nos caguemos a palos con el viejo, que haya tiros y policía, porque las cosas que me llegan por ella en este dimes y diretes no son reproducibles. Pero, a ver... NO, DON,  tengo 25, pero me levanto temprano y no quiero saber "cuándo se hace pajas". Ya no sé cómo hacer, no sé si me molesta más el ruido o ser tan gruñona, pero las últimas personas que durmieron en casa (amigas, amigos) también escucharon y me da calor.
Y esta catarsis, súper necesaria aunque de tan larga no la lee nadie, no va a hacer que el tipo deje de fastidiarme. Así que hoy tengo un plan muy casero pero en otra casa (no se emocionen fans, nunca tan soltera como ahora, me voy a lo de mis viejos con un sobrino) y mañana veré. Si me sigue jodiendo le voy a pegar todos sus timbres con cinta y salir corriendo a buscar refugio a otro lado.
Por lo pronto, estoy decidida a no permitirle que me arruine mi preciada cotidianidad. Si bien es una mierda vivir sola cuando hay viento como ayer, o lluvias y truenos, no hay nada más lindo que estar tranquila un día lindo, con música y algo lindo para leer.




2 comentarios:

  1. Ok, me hiciste reír mucho con la anécdota. Estaba algo apagado en la oficina y le diste un poquito más de sentido a la tarde.

    Con respecto al crossfit y todo eso, me diste ganas de contar algo en mi blog. Así que te debo la anécdota.

    Un beso, y si seguís teniendo el problema te tengo la solución.

    Salú !

    ResponderEliminar
  2. Jajaja! Nos quedamo en los 90 �� me hiciste reir.. Horribles las cosas que tenes que aguantar. Que tengas un lindo finde Bar. Tu lector anonimo de tinder ;)

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!