miércoles, 2 de marzo de 2016

Y así es, todos los malos tragos de esta semana decantaron hoy en una tristeza enorme por no verte nunca más y no poder abrazarte. 
Cuando el verbo "poder" es necesario, porque te separó la vida -o la muerte- y no podemos vernos, abrazarnos, pero podemos sentirnos. Te siento, todos los días, te extraño, te vivo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Todo comentario es bienvenido!