domingo, 21 de noviembre de 2010

Vemos pasar una ambulancia y vemos pasar un patrullero, todo el barrio chusmeando y nos enteramos que se ahogó una nena.
Lo peor es que lo único que puedo hacer es cepillarme el pelo, ser egoísta al agradecer mi aire y llorar, qué horror, qué injusto, me siento culpable por sonreir.


Ya posteado lo primero y a diez minutos de la fatal noticia, otro revuelo, lograron revivirla.

1 comentario:

  1. Feliz Feliz Feliz
    no mentira, que horror, casi me dejaste seco.
    :|

    ResponderEliminar

¡Todo comentario es bienvenido!

Archivo del blog